2015/02/19

Decisión de la Corte Suprema en la que se niega impedimento dentro de proceso adelantado contra JORGE ELIECER CUERVO CUERVO, sujeto que se identifica bajo los alias de "Tanno", "jecrow", "elburrosoyyo", "jrrj", "holarunchos"

Con ocasión de una expresión amenazante emitida en contra del magistrado Alberto Poveda Perdomo aparecida el 5 de octubre de 2013 en la página web del diario El Espectador, y de la formulación de la correspondiente denuncia, el CTI pudo establecer que el seudónimo de “holarrunchos” y el ordenador del que fue escrita, son los utilizados por el ex militar JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO y de esa manera se estableció que fue la persona responsable de la misma.

JORGE ELIECER CUERVO CUERVO, identificado con la C.C. 19.179.661, residente en la carrera 115 A N° 89 B - 20, interior 8, apartamento 102, conjunto residencial Los Tulipanes, ciudadela Colsubsidio, Bogotá, teléfono 2278303, militar retirado, pensionado de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares, bajo los alias de "Tanno", "jecrow", "elburrosoyyo", "jrrj",  y "holarunchos", entre otros, amenaza, injuria y calumnia, en los comentarios que escribe en las páginas web de diferentes medios de comunicación (por ejemplo, EL ESPECTADOR.COM). 

Esta información procede de documento oficial de la Fiscalía General de la Nación de fecha 13/09/2013, suscrito por el doctor AUGUSTO CASTAÑEDA DÍAZ, Fiscal Cuarto Unidad AntiBacrim.




CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA DE CASACIÓN PENAL
JOSÉ LEONIDAS BUSTOS MARTÍNEZ
Magistrado ponente
AP 1472-2014
Radicación n° 43430
(Aprobado Acta No. 83)

Bogotá D.C., veinte de marzo de dos mil catorce (2014).

La Sala  resuelve  el impedimento manifestado por el Magistrado del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, doctor Luis Fernando Ramírez Contreras, para ocuparse de la segunda instancia del proceso que se adelanta en contra de JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO por el delito de amenazas.

I.  ANTECEDENTES

Con ocasión de una expresión amenazante emitida en contra del magistrado Alberto Poveda Perdomo aparecida el 5 de octubre de 2013 en la página web del diario El Espectador, y de la formulación de la correspondiente denuncia, el CTI pudo establecer que el seudónimo de “holarrunchos” y el ordenador del que fue escrita, son los utilizados por el ex militar JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO y de esa manera se estableció que fue la persona responsable de la misma.

En audiencia celebrada el 24 de enero del año en curso el Juzgado 18 Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento denegó una solicitud de preclusión elevada por la Fiscalía, decisión contra la cual se interpuso el recurso de apelación.

El conocimiento de dicha impugnación fue asignado a una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en la cual participan tanto el Magistrado Alberto Poveda Perdomo,  quien por auto de 6 de marzo se declaró impedido invocando su condición de denunciante en dicho asunto, así como también el doctor Fernando Adolfo Pareja Reinemer, funcionario que mediante auto de la misma fecha hizo lo propio, argumentando haber sido coautor de la sentencia de segunda instancia mediante la cual dicha Corporación condenó al coronel Alfonso Plazas Vega por algunos de los hechos del caso del Palacio de Justicia, la cual generó la mencionada reacción del cibernauta al comentar la noticia en que se anunció su expedición.

El Magistrado que seguía en turno a quien fue remitido el expediente a efectos de que resolviera los impedimentos, el doctor Ramírez Contreras, por auto de 11 de marzo se abstuvo de pronunciarse sobre ellos, y en cambio también manifestó estar impedido para ocuparse de la segunda instancia en cuestión, aduciendo tener a su cargo, en condición de ponente, el proceso adelantado en contra del general Jesús Armando Arias Cabrales, quien  fuera condenado en primera instancia por hechos delictivos así mismo vinculados con la toma del Palacio de Justicia.

Mediante auto proferido el 13 de marzo fueron declarados fundados los primeros dos impedimentos y rechazado el tercero, motivo por el cual la actuación fue remitida a esta Corporación a efectos de que decidiera lo correspondiente.

II. CONSIDERACIONES

Es competente la Corte para conocer de este asunto, con sujeción a lo dispuesto en los artículos 57, 59 y 341 de la Ley 906 de 2004.

Con el fin de adoptar la decisión resulta pertinente señalar que el instituto de los impedimentos, en cuanto mecanismo orientado a asegurar la imparcialidad de la administración de justicia, se rige, entre otros, por el principio de taxatividad de las causales, en virtud del cual se excluye la analogía o la extensión de los motivos señalados en la ley, de manera que la manifestación de impedimento es un acto personal, voluntario, de carácter oficioso y obligatorio para cuando el funcionario advierta que se encuentra incurso en alguno de los supuestos fácticos dispuestos por el legislador, a la vez que comporta sujeción estricta a las circunstancias invocadas, a fin de que tal mecanismo no sea utilizado indebidamente como medio para no conocer de un determinado asunto.

            Como se puede observar, la solicitud de separación del conocimiento de la segunda instancia del proceso adelantado en contra de CUERVO CUERVO elevada por los dos Magistrados –doctores Poveda Perdomo y Pareja Reinemer-, fue definido favorablemente por la Sala correspondiente.

            El impedimento que fue negado guarda relación con el formulado por el Magistrado Luis Fernando Ramírez Contreras, quien no sólo se abstuvo de resolver los propuestos por sus colegas, sino que además solicitó ser separado del conocimiento de la segunda instancia adelantada en contra de JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO.

            Observa la Sala que el magistrado Ramírez Contreras debió ocuparse de los mencionados impedimentos sin que le fuera posible apartarse de dicha carga aduciendo estar incurso también en una causal impeditiva, por virtud de lo dispuesto en el artículo 61 de la Ley 906 de 2004, precepto sobre el cual esta Colegiatura ha concluido lo siguiente (AP de 21 de abril de 2010 Radicado 33815):
  
Frente al impedimento que ahora se resuelve, debe la Sala destacar que la propia Ley 906 de 2004 establece en su artículo 61 la improcedencia de las manifestaciones impeditivas para conocer de impedimentos, precisamente con el objeto de precaver la posibilidad de que se susciten cadenas interminables de impedimentos, como el que en esta providencia se observa.
            Así, el artículo 61 de la normatividad en reseña, consagra:
Improcedencia del impedimento y de la recusación. No son recusables los funcionarios judiciales a quienes corresponda decidir el incidente. No habrá lugar a recusación cuando el motivo de impedimento surja del cambio de defensor de una de las partes, a menos que la formule la parte contraria o el Ministerio Público”.

Frente a esta temática la Corte ha admitido la posibilidad de que un funcionario judicial encargado de definir un impedimento, a su vez solicite ser separado de dicho asunto por estar incurso también en una causal impeditiva que indique que se encuentra gravemente comprometida su imparcialidad, por interés o predisposición, “especialmente cuando el funcionario judicial ha prefijado conceptos o ha proferido decisiones dentro de un determinado caso, se le debe relevar a fin de que el compromiso de su criterio no altere la ecuanimidad que debe reinar al resolver el asunto”, se advierte fundamentado el invocado para conocer de un impedimento, porque con ello “tendría que revisar los fundamentos en que se apoyó para la negativa de la preclusión, los cuales ya fueron avalados cuando se impartió su confirmación”[1].

En el caso que ahora atrae la atención de la Sala no se advierte que esté comprometida la imparcialidad de la magistrada, dado que la decisión del impedimento no involucra manifestación alguna sobre aspectos fácticos ni probatorios medulares del proceso, sino simplemente el análisis del impedimento planteado por el juez de conocimiento, de manera que la posible cercanía con la representante del Ministerio Público a través de amistad íntima, no tiene incidencia alguna en la forma como ha de fallarse el caso por el juez encargado de proferir sentencia.

En estas condiciones es claro que los dos impedimentos en cuestión debieron ser resueltos por el magistrado Ramírez Contreras, y abstenerse de hacerlo constituyó una irregularidad por cuanto la segunda instancia de que se trata –la apelación de la decisión mediante la cual se negó la preclusión por el delito de amenazas a JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO- nada tiene que ver con los hechos acaecidos en el Palacio de Justicia.

En el auto en que solicita que se le separe de la segunda instancia en cuestión, no invoca como sustento de su  pedimento causal alguna, limitándose a mencionar que “el conocimiento previo que tengo de un proceso penal adelantado por los mismos hechos que llevaron al indiciado a expresar comentarios desobligantes peligrosamente amenazadoras en contra del Magistrado Poveda –asunto frente al que ya expresé posición mediante ponencia en estudio- podrían generar en aquél percepción de parcialidad, y me puede hacer igual blanco de sus diatribas.”

Esta Corporación observa que aunque pudiera tener razón en su planteamiento el Magistrado, en el sentido de que con la decisión que eventualmente adopte dicha Sala en relación con el general Arias Cabrales,  genere percepción de parcialidad en CUERVO CUERVO así como que pueda hacerlo blanco de sus diatribas;  tales reacciones hipotéticas no se encuentren enmarcadas en causal de impedimento alguno y por eso se declarará infundado.

Así, en cumplimiento del principio que inspira este instituto referido a la taxatividad de las causales, se negará el impedimento.

III. DECISIÓN

En mérito de lo expuesto la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE

NO aceptar el impedimento formulado por el Magistrado Luis Fernando Ramírez Contreras para conocer de la apelación del auto mediante el cual se negó la preclusión del proceso que por el delito de amenazas se adelanta en contra de JORGE ELIÉCER CUERVO CUERVO.

Contra esta decisión no procede recurso alguno.

Notifíquese y cúmplase.

FERNANDO ALBERTO CASTRO CABALLERO
JOSÉ LUIS BARCELÓ CAMACHO
JOSÉ LEONIDAS BUSTOS MARTÍNEZ
EUGENIO FERNÁNDEZ CARLIER
MARÍA DEL ROSARIO GONZÁLEZ MUÑOZ
GUSTAVO ENRIQUE MALO FERNÁNDEZ
EYDER PATIÑO CABRERA
PATRICIA SALAZAR CUELLAR
LUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO
NUBIA YOLANDA NOVA GARCÍA
Secretaria




[1] Auto de 19 de octubre de 2006 radicado 26243.

No hay comentarios.: